Corto

¿Cómo te comunicas con un niño cuando tiene un hermano gravemente enfermo?

¿Cómo te comunicas con un niño cuando tiene un hermano gravemente enfermo?

Los graves problemas de salud de un niño pueden ser una tragedia para los padres, y muchos desconocen su efecto en los hermanos o hermanas pequeños. Descubra cómo comunicarse con un niño cuando tiene un hermano gravemente enfermo.
Cuando su pequeño está enfermo, los efectos de la situación se extienden a toda la familia. No subestimes los efectos que afectan a otros niños, ya sean más grandes o más pequeños.
Los hermanos y hermanas sanos pasan por un momento difícil cuando perciben la situación como excepcional. Cuando la "normalidad" cambia en la familia, pueden tener problemas para moldear su identidad en el nuevo entorno.
Cuando un niño está enfermo, sus hermanos y hermanas también necesitan más atención de su parte, incluso si sus problemas son de naturaleza emocional.

Observar los cambios de comportamiento.

La comunicación entre padres e hijos se vuelve muy importante cuando el niño vive con un hermano o hermana enfermo. En su ausencia, pueden ocurrir cambios de comportamiento que provocan señales de alarma.
El comportamiento regresivo, en el que el niño vuelve a los hábitos que había superado anteriormente, es el más común, pero el estrés puede manifestarse de manera diferente, dependiendo de la personalidad del niño.

Alienta la sinceridad

Hable con el niño sano sobre sus sentimientos sobre su hermano o hermana enfermo. Algunos niños pueden desarrollar resentimiento por los hermanos que tienen menos responsabilidades domésticas o pueden sentir celos por la atención constante que muestran sus adultos.
El miedo a la muerte del hermano enfermo puede afectar fuertemente a su pequeño, pero otro problema es la culpa que sienten algunos niños solo porque están perfectamente sanos.

Explíquele que sus sentimientos son perfectamente normales.

Discuta estos problemas con su pequeño y no se apresure al confesar ciertos sentimientos negativos. Puede ser difícil tratar a sus hijos de la misma manera que antes, pero trate de mantener una apariencia de normalidad para evitar situaciones desagradables.
Anime al pequeño sano a hablar honestamente con usted sobre sus miedos y sentimientos y no castigarlo por actitudes que no querría tener.

Incluirlo en el tratamiento del hermano enfermo.

Discuta con el niño sano todas las necesidades del hermano enfermo e inclúyalo en su tratamiento cuando sea posible. Cuando el niño enfermo ingresa en el hospital, anime a la persona sana a ofrecer un dibujo, una tarjeta de felicitación o incluso un video para el niño enfermo.

Mantenga su paciencia para niños sanos también

Presta atención cuando veas que falta y no te apresures cuando quiera hablar contigo. La paciencia puede ser menor en situaciones estresantes, pero es importante mostrarle a su hijo sano que lo ama tanto como al enfermo.
Cuando pase tiempo con su bebé sano, preste mucha atención y diviértase con él. Unos minutos de juego y diversión al día son muy útiles para mantener abiertos los canales de comunicación.
No permita que el problema de salud de su hijo sea un gran impulso para los hermanos sanos y hable con ellos con frecuencia para verificar si todo está bien para ellos.

Etiquetas Hermano Hermana Atención Comunicación infantil Comunicación padre-hijo