En detalle

Osteopatía y embarazo.

Osteopatía y embarazo.

La osteopatía es un método terapéutico, pero también profiláctico, de varios trastornos basados ​​en el masaje por manipulación de la columna vertebral. Cuando sienta que los síntomas del embarazo son difíciles de soportar o simplemente quiere asegurarse de tener un embarazo fácil y sin problemas, ¡llame a un osteópata!

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es un método terapéutico que se basa en técnicas de manipulación en la columna que tienen el propósito de curar las diversas enfermedades o prevenirlas. Es un masaje que requiere como instrumento único las manos.

Una vez que descubre que está embarazada, comienzan a ocurrir muchos cambios en el cuerpo, tanto física como emocional y químicamente.

La osteopatía es un arte de curación que ve al cuerpo como un todo, y sus funciones orgánicas, cerebro y espíritu en interdependencia mutua.

¿Cómo ayuda la osteopatía en el embarazo?

Dado que el embarazo es el período en el que se producen la mayoría de los cambios en el cuerpo, llamar al osteópata puede ayudarla a resistir los síntomas específicos asociados o incluso a recuperarse más fácilmente después del nacimiento.

Muchas mujeres apenas aceptan los cambios que tienen lugar en el cuerpo durante el embarazo. Algunas experimentan y sienten dolor mucho más fuerte que otras mujeres, y cada síntoma natural del embarazo parece un verdadero desafío.

Por ejemplo, la pelvis cambia radicalmente hasta que nace el próximo bebé. Se ensancha progresivamente y cambia su posición ligeramente para permitir una acomodación y desarrollo óptimos del feto. Sin embargo, la pelvis debe permanecer flexible durante todo el embarazo. El osteópata asegura que todas estas cosas sucedan más fácilmente y que la madre las pueda soportar con mayor facilidad, liberando todo el estrés con la ayuda de técnicas de masaje y combatiendo cualquier rigidez a este nivel.

Aquí hay algunos otros síntomas que pueden mejorarse con la osteopatía durante el embarazo:

  • dolor de espalda, cuello y hombros, tensión muscular;

  • calambres abdominales y dolores coccígeos;

  • acidez gástrica;

  • náuseas y vómitos;

  • manejo eficiente del estrés;

  • mejora de las funciones respiratorias;

  • mejora de trastornos circulatorios;

  • movilidad de la pelvis y el eje vertebral.

El osteópata puede ayudarlo ofreciéndole:

  • consejos y ejercicios especiales para mantenerla saludable y en forma durante todo el embarazo;

  • ayuda, preparándose a tiempo para el intenso momento del nacimiento.

¿Cuándo debes ir al osteópata en el embarazo?

El llamado a la osteopatía para un embarazo más fácil y sin problemas se puede hacer en cualquier etapa del mismo. Cuando descubra que no se siente cómoda con su cuerpo cuando comienza a cambiar, cuando los síntomas naturales del embarazo parecen ser una prueba difícil de soportar, llame a los servicios del osteópata.

¿Hay alguna situación en la que no se recomienda la osteopatía en el embarazo?

En el peor de los casos, la osteopatía no se puede usar si la mujer corre el riesgo de dar a luz prematuramente o si hay ciertas enfermedades extremadamente graves, pero dado que el tratamiento osteopático se realiza en estrecha colaboración con un ginecólogo y obstetra, la futura madre sabrá exactamente qué tiene que ver a este respecto.