Información

Biopsia (impresión) de vellosidades coriónicas (BVC)

Biopsia (impresión) de vellosidades coriónicas (BVC)

Artículo escrito por la Dra. Anca Panaitescu, especialista en obstetricia y ginecología del Hospital Clínico Filantropía.

Biopsia de vellosidades coriónicas. implica la extracción del útero mediante métodos específicos de una pequeña porción de la placenta del feto y su evaluación para detectar defectos genéticos. El procedimiento es invasivo, tiene ciertos riesgos y se realiza temprano en el embarazo.

Cómo hacer la intervención.

El procedimiento puede ser realizado en el cuello uterino (transcervical) o a través del abdomen (transabdominal) por un especialista especialmente capacitado, con experiencia en la práctica de esta técnica. El especialista usará el ultrasonido para elegir el mejor enfoque. Inicialmente se evalúa el embarazo, la posición del útero, el tamaño del saco gestacional, la posición de la placenta. Para el abordaje transabdominal, el abdomen se desinfecta con una sustancia antiséptica.

La técnica implica el uso de materiales estériles. Bajo guía de ultrasonido, se inserta una aguja fina y larga a través del abdomen hacia el útero hasta la placenta. Con la ayuda de una jeringa conectada a la aguja, se aspira un pequeño fragmento de la placenta (vellosidades corales). El fragmento extraído se coloca en un recipiente especial y se envía al laboratorio para su análisis.

Cómo prepararse para el examen

El médico que lo seguirá le explicará en qué consiste el procedimiento, sus riesgos y hablará sobre procedimientos alternativos como amniocentesis. Antes del procedimiento, se recomienda el consejo genético, realizado por un genetista. La decisión de realizar la prueba depende de la mujer embarazada.

Antes del procedimiento, la mujer embarazada firma un formulario de consentimiento, que muestra que entendió los riesgos y beneficios del procedimiento.

Si es alérgico al yodo, debe informar a su médico antes del procedimiento.

En qué consiste el procedimiento

El procedimiento comienza con un examen de ultrasonido. Examen de ultrasonido No tiene riesgos y no duele. Se trata de aplicar un gel en el abdomen y visualizar el embarazo con la ayuda de una sonda. El examinador puede aplicar presión al abdomen para determinar la posición del útero.

Luego, el abdomen se limpia con una solución antiséptica. Esta solución debe eliminarse más tarde de la piel, ya que puede causar irritación. Se inserta la aguja estéril y se extrae el fragmento placentario requerido. El procedimiento en sí no es doloroso.

En el enfoque transvaginal, muchas mujeres describen una sensación similar a una citología de frotis de Babes-Pap.

Por qué se realiza el procedimiento

La prueba es un método para diagnosticar algunas anomalías genéticas. Del fragmento extraído de la placenta del feto, se estudian el ADN fetal, los cromosomas y ciertos marcadores químicos de la enfermedad. Por lo tanto, se determina si el feto sufre o no enfermedades genéticas. Este procedimiento se puede realizar antes de la amniocentesis.

La biopsia de vellosidades coriónicas se realiza a las 10-12 semanas.mientras que La amniocentesis se realiza después de 16 semanas.. Esta es una ventaja importante de la biopsia de biopsia cardíaca. Si el feto tiene anormalidades genéticas severas, los padres pueden optar por interrumpir el embarazo. Los riesgos asociados con la interrupción del embarazo son mucho más bajos a una edad gestacional más joven: son más bajos a las 12 semanas en comparación con las 17-18 semanas, cuando tendríamos el resultado de la amniocentesis.

La biopsia de vellosidades coriónicas no detecta defectos del tubo neural y otras malformaciones congénitas (defectos de formación de órganos fetales). Estos pueden ser detectados por otros métodos.

Se pueden recomendar las siguientes categorías de embarazos para las pruebas:

  • Embarazadas mayores de 35 años. El riesgo de tener un hijo con ciertas anormalidades genéticas, como el síndrome de Down, aumenta con la edad.
  • Mujeres embarazadas que han tenido un embarazo previo que resultó en un feto con anomalías y defectos.
  • Mujeres embarazadas que tienen resultados anormales en las pruebas de detección prenatales (prueba de detección de anomalías cromosómicas en el primer trimestre, la más leve).
  • Problemas genéticos en la familia en la línea materna o paterna: la existencia de enfermedades que se transmiten genéticamente. (por ejemplo, fibrosis quística en la familia).

Resultados normales

Un resultado normal nos asegura que no hay defectos genéticos que estamos buscando. Por ejemplo, el síndrome de Down, que implica la existencia de un cromosoma 21 además de los dos normales. Sin embargo, algunos defectos genéticos no se pueden detectar.

Resultados anormales

La presencia de resultados anormales puede significar la existencia de anomalías genéticas. Se pueden detectar más de 200 anormalidades genéticas mediante este procedimiento, que incluyen:

  • Síndrome de Down
  • hemoglobinopatías
  • Enfermedad de Tay-Sachs, fibrosis quística

Riesgos

Los riesgos asociados con la adquisición de vellosidades coriónicas aumentan ligeramente en comparación con los riesgos de la amniocentesis. Estos incluyen:

  • sangrado
  • infección
  • Pérdida de embarazo (1%)
  • Izoinmunización en la madre
  • Ruptura de membranas

Los signos de complicaciones son:

  • Sangrado post-procedimiento
  • Pérdida de líquido vaginal
  • fiebre
  • Dolor intenso

Si tiene alguna inquietud después del procedimiento, hable con su médico.

Advertencia

Si tiene Rh negativo, se le puede recomendar que vacune con inmunoglobulina específica para prevenir la incompatibilidad de Rh.

Muchos médicos vuelven a evaluar después de 2-4 días a las mujeres embarazadas que se someten al procedimiento para asegurarse de que el embarazo sea normal.