En detalle

¿Qué puede decirle a un niño ansioso que lo calme?

¿Qué puede decirle a un niño ansioso que lo calme?

Casi todos los niños pasan por momentos de ansiedad, incluso si hablamos de actividades en la agenda o de momentos en que se encuentran en situaciones inusuales. A veces, cuando la reacción del niño es muy vehemente, usted como padre necesita saber cómo manejarlo, pero especialmente qué decir para ayudar al niño a tomar conciencia del momento de ansiedad, aceptar las consecuencias y luego superarlo.

¿Sabes qué decirle a tu hijo cuando aparece la ansiedad? ¡Tenemos algunas ideas para ti!

Qué decirle a un niño ansioso

- Ante todo, entusiasmarlo con el tema, con todo. Use expresiones como "No puedo esperar para ..." o "No puedo esperar hasta ..." y tal vez logre inducir un estado de expectativa que despertará su interés en lo que lo asusta, para ver que puede superarlo. tiempo.

- Siempre asegúrate de estar con ellos, que tienes tu apoyo incondicional, que eres un equipo inmejorable, con expresiones como "Estoy contigo", "Juntos podemos hacer cualquier cosa".

- "¿Qué me dirías cómo te sientes?" - Instálelo para que se comunique, es la única forma de ayudarlo a superar cualquier cosa. Si él habla con usted, puede identificar lo que desencadena su miedo y puede ayudarlo a superar el momento.

- "¿Recuerdas cuándo?" - cuando el niño está ansioso, transpórtalo con el pensamiento en un momento determinado cuando se sienta seguro y feliz, para calmarse y encontrar el poder de ver más allá del momento. Le da miedo.

- "Extraer aire en el cofre, respirar profundamente y cuando expulse el aire afuera alejará todos los malos pensamientos" es un ejercicio útil, destinado a relajarlo y ofrecer una alternativa para exteriorizar sus sentimientos para no consumirlo en el interior.

- "Y esto pasará", aunque para él parece más allá de toda medida, asegúrele que es solo un momento de los muchos otros que lo esperan, lo que ahora parece algo de proporción se convertirá en algo menor en comparación con todas las hermosas experiencias a través de las cuales continuará pasar.

- "Dígame cómo puedo ayudarlo", con esta oferta su hijo sabe que tiene apoyo, al mismo tiempo que comprende que elige cómo manejar la situación y qué soluciones elegir. Déjalo elegir, tal vez solo necesita un abrazo.

- "Sé que es difícil" no minimiza la situación, ya que el miedo más pequeño es real, muestras respeto entendiendo sus experiencias y dándoles la debida importancia.

- "¿Cómo sería elegir un talismán de la suerte que siempre necesitas?" un talismán, una adición favorita, una cuna, cualquier cosa que se te ocurra y que pueda satisfacer su necesidad de comodidad y alivio, especialmente para los momentos en que no está cerca de ti.

- "Cómo sería tratar de dibujar lo que sientes" - cuando el niño no quiere comunicarse o no sabe cómo hacerlo, ofrézcale una alternativa que lo haga comprender mejor la situación, incluso es un método que Él debería descargar.

- "¿Cómo sería reescribir la historia y elegir un final diferente para ella?" - probablemente la historia del niño es sombría y con un final no muy feliz, ayúdelo a ver más allá de lo que ya siente y se dé cuenta de que está en su poder cambiar las cosas.

- Redirige tu miedo a otra cosa: "golpeemos esta almohada como si fuera tu miedo". El niño será liberado emocionalmente y arrojará sus frustraciones, hasta que finalmente logre enfrentar su miedo, mientras golpea la almohada.

- Tómalo en sus brazos, recógelo y susurrale "Eres fuerte, valiente y creativo, puedes superar cualquier cosa". Anótelos y recuérdeles que tienen las cualidades necesarias para hacer frente a cualquier situación.

- "¿Sabes cuándo lograste ...?" - Dale confianza en él recordándole cómo hizo frente a otra situación difícil y cómo logró superar el episodio de ansiedad desde entonces.

- "Salgamos del aire", llévalo a caminar, tendrá la oportunidad de desconectarse, el movimiento alivia la ansiedad, puede probar cualquier actividad deportiva que desee para relajarse.

- "Sé cómo te sientes, me gustaría ayudarte. Estaba en tu lugar" - la empatía es el elemento básico cuando quieres ayudar al pequeño.

- "¿Qué estrategia relajante le gustaría aplicar?", Esto significa trabajar de manera proactiva con el niño y darle la oportunidad de elegir cómo manejar la situación.

La ansiedad y el miedo al fracaso son normales.

¡Ayuda al pequeño a comprender que la ansiedad y el miedo al fracaso son normales! Es natural que como padre desee brindar protección, pero trate de evitar ser demasiado protector. Es más útil para el niño aprender a manejar las situaciones que lo ponen ansioso, en lugar de tratar de mantenerlo alejado de ellos.

Si, a su vez, es un padre ansioso y extraprotector, hay muchas posibilidades de transmitirle esto al niño. En este caso, es necesario trabajar en la gestión de sus propios problemas, entonces tendrá las herramientas necesarias que puede transmitir al niño. Identificar situaciones generadoras de ansiedad es lo más importante, pero sobre todo es importante comprender que estas situaciones también son normales y deben tratarse como tales.

El niño debe comprender que el fracaso es normal, cualquiera puede enfrentar el fracaso y es aceptable a los ojos de todos. El pequeño debe aprender que no puede controlarlo todo, pero que a pesar de este hecho, incluso las situaciones imprevistas pueden superarse.

En conclusión, tenemos algunos consejos útiles para prevención y manejo de la ansiedad:

- Como padre, con objetividad identifica la verdadera causa de la ansiedad. Sabiendo exactamente cuál es el problema, podrá administrarlo adecuadamente y encontrar una solución viable con su pequeño.

- Dele al niño la idea de que es natural tener sentimientos negativos, enséñele a aceptarlos, pero especialmente a controlarlos. Si permites que el pequeño te vea a ti y al lado vulnerable, no creerá menos en ti, por el contrario, sentirá que tiene un compañero con el que puede superar cualquier obstáculo.

- Anime al niño a practicar un deporte. Los ejercicios físicos alejan la ansiedad y la depresión.

- Pase tiempo de manera efectiva con su hijo, trate de encontrar un equilibrio entre el servicio y la familia. La falta de afecto en la familia provoca ansiedad y depresión en los niños.

No puede liderar las luchas de su hijo, pero puede aliarse con ellos en las situaciones estresantes que le causan ansiedad, ya sea un consejo, una buena palabra, simplemente un largo abrazo.

Etiquetas Niño ansioso Ansiedad niños Ansiedad ansiedad infantil